Publicación exclusiva sobre la hipótesis de las paleovisitas extraterrestres
CONTCTO
 

BEP- KOROROTI: ¿UN VISITANTE DE LAS ESTRELLAS?

   

Diferentes tribus indígenas de

Brasil recuerdan en sus mitos y

leyendas la visita de portadores

de cultura venidos de las estrellas.


GISELA ERMEL

GISELA ERMEL

Alemania

http://gisela-ermel.blogspot.com/

 

En su libro de1972 "Gods from outer Space" Erich von Däniken publicó detalles del mito de Bep-Kororoti. En éste, un traje de paja, que tiene un asombroso parecido con un moderno traje espacial, juega un importante papel en las danzas rituales de los indios  Kayapó de Brasil. El mito informado por Erich von Däniken señala que Bep-Kororoti, quien lleva este traje, fue un "visitante de las estrellas."

 

 

 

Bep-Kororoti, un portador de cultura, imitado por los indios Kayapó

 

Los críticos de la interpretación de este mito en lo que se refiere a la hipótesis Paleo-SETI han sugerido que los actuales Kayapó se inspiraron en un traje espacial moderno al crear este traje de paja. Los miembros de la tribu han estado en amplio contacto con la llamada civilización moderna por varias décadas, y pudieron haber visto los trajes espaciales en revistas, periódicos, o en la televisión. Sin embargo, este punto puede ser refutado categóricamente.

 

 

El traje de paja de los Bakairi

 

Ya en 1884, el etnólogo Karl von den Steinen (2, 3) iba en una expedición por el centro de Brasil cuando estando con los indios Bakairi fotografió un traje de paja similar, algo desgastado e inservible, qué él encontró en una de sus chozas.

 

 

El traje de paja (sin la parte de la cabeza) de los Bakairi,

fotografiado por Karl von den Steinen en 1884.

 

Él no incluyó la parte de la cabeza en su fotografía - los tres objetos a la vista a la derecha y la izquierda corresponden a otros trajes de baile. Los Bakairi le dijeron a Karl von den Steinen que el nombre para este traje era kualohe ("casa") y que la parte de la cabeza era la "casa cabecera".  Decían ellos que uno tenía que subirse al traje por su cuello, donde tenía aproximadamente un metro de ancho, luego se lo ataba con una cuerda dispuesta a los efectos de ajustarlo al cuerpo en su totalidad. La parte de la cabeza se ponía separadamente y cubría por completo la cabeza. Los Bakairi usaban paja de palmera para hacer este traje, como también lo hacían los Kayapó.

 

Los Bakairi sabían que su celestial portador de cultura, Keri, había llevado tal traje. Los indios recuerdan un tiempo en que había cercanas conexiones entre los habitantes del cielo y los habitantes de la Tierra. Los visitantes celestiales tenían un "mundo celestial" que estaba por entonces bastante cerca de la Tierra, y aparentemente móvil. Luego, un día, ellos desaparecieron con él en el Universo.

 

 

Los portadores de cultura de los Kauá y los Karajá

 

A principios del siglo 20 el etnólogo Theodor Koch-Grünberg (4) también descubrió unos   "pantalones", como él los llamó, de los indios Kauá durante una de sus expediciones de  investigación, esta vez en el área del nacimiento del Río Negro de Brasil. Este era para Koch-Grünberg extremadamente diferente de todos los otros trajes de baile, con una         "rara máscara" que también se decía que representaba a un portador de cultura. Koch-Grünberg la describe como hecha de rafia trenzada, con pantalones ajustados por completo al cuerpo. Con ello había una cabeza separada, en la cual los Kauá pintaban los ojos como agujeros negros redondos, y que el bailarín que hacía las veces del portador de cultura se ponía sobre su cabeza y cuello.

 

En 1909 Koch-Grünberg escribió: “ (Este traje debe) haberse originado a partir de una influencia no europea, ya que las máscaras serán encontradas en la totalidad de las tribus no contactadas en el área de la fuente del Xingu." Esta importante mención de Koch-Grünberg está relacionada con el traje de paja de los Bakairi documentado por Karl von den Steinen en 1884; puesto que Koch-Grünberg incluye en plural a tribus de la fuente del  Xingu, él debe de haber conocido por lo menos alguna otra tribu de esa zona que poseía un traje de paja como ese - muy posiblemente los Kayapó que, como los Bakairi, viven en la región de la fuente del Xingu. En 1909/1910 Koch-Grünberg publicó su libro "Two Years with the Indians"(Dos Años con los indios). En éste él agrega una nota a pie de página en la que da a conocer que el etnólogo Paul Ehrenreich había encontrado trajes de paja trenzada con pantalones con los indios Karajá, un “pueblo de pescadores" brasileño.

 

 

 

El traje de paja de los Karajá, Paul Ehrenreich, 1891.

 

Los indios de la región de la fuente del Río Negro brasileño dicen haber visto el primero de estos trajes con los portadores de cultura, quienes en tiempos antiguos se habían quedado en la Tierra como maestros. En aquella época ellos vivían en "casas de piedra" según los Kauá, y se movían alrededor de ellas llevando estos trajes. También viajaron por el país, y por todas partes que fueron se confeccionaron estas máscara de baile en imitación de ellos. Los indios del Río Negro también le dijeron luego a Koch-Grünberg que sus instructores, que les habían enseñado entre otras cosas la agricultura,  habían desaparecido de vuelta a las estrellas. Los Kauá piensan que ellos todavía deben estar  allí, vestidos con sus excepcionales trajes.

Estos diferentes mitos encajan juntos maravillosamente en su "núcleo": Tal traje se atribuyó a uno o más portadores de cultura, que se creía habían “venido de las estrellas"; estos maestros les trajeron a los indios habilidades como el cultivo, y después regresaron "a las estrellas."

 

 

Los mitos de los Kayapó

 

Los mitos de los Kayapo cuentan una historia muy similar. El antropólogo Anton Lukesch (5, 6, 7) vivió con los Kayapó desde 1954 hasta 1970 con un descanso, dirigiendo la investigación de campo etnológica. Los indios le informaron que su Bep-Kororoti también  "volvió a las estrellas" donde, ellos creen, él todavía reside. Un mundo habitable “en el cielo” no es un concepto extraño para los Kayapó, porque ellos saben que en el pasado lejano sus propios antepasados habían vivido en un mundo en el cielo similar a la Tierra. Después de que la "Tierra de abajo" - nuestro planeta - había sido descubierta, una parte de ellos había emigrado a ella. Como era conveniente para el pueblo, ellos decidieron       "bajar allí." Los Kayapó le dijeron a Lukesch que no todos los colonos habían podido hacerlo, sino que habían tenido que quedarse en su viejo hogar, porque alguna "avería" durante el "traslado” había impedido más descensos. Los descendientes de aquellos que quedaron atrás todavía están viviendo en el mundo celestial.

 

La tradición se hace todavía más excitante por la afirmación de que Bep-Kororoti, cuando visitó la Tierra, no había regresado a ese mundo, sino a otro, que también está en el cielo,  conocido como el Lugar de la Comida Abundante. De este lugar regresó Bep-Kororoti para una segunda visita a la Tierra, y después su hija visitó a los Kayapó. Se casó con un Kayapó y nacieron sus niños.

 

Durante una hambruna esta señora celestial voló hasta Bep-Kororoti en el cielo, y a su regreso trajo muchas frutas y plantas, incluso el tubérculo de la mandioca que es un componente básico de la comida en Brasil. Los Kayapó todavía hoy reconocen que fue la hija de Bep-Kororoti quien introdujo a sus antepasados a cambiar el cultivo y plantar y cultivar el tubérculo de la mandioca celestial (8).

 

Los mitos brasileños de celestiales maestros y portadores de cultura analizados aquí son meramente la punta del iceberg. Yo rajaría las costuras de este artículo si fuera a mencionar todo lo que conforma y complementa estas aserciones. Este traje de cuerpo entero, tan increíblemente similar a un moderno traje espacial, encontrado en varias tribus de indios brasileños como hemos visto, coincide perfectamente con la imagen sacada por los mitos. Este objeto imita muy claramente un traje por completo envolvente que fue visto por primera vez puesto en uno o más maestros celestiales, que más tarde “regresaron al cielo”. Por consiguiente, el traje constituye un objeto de gran importancia para la Paleo-SETI.

A los miembros de las tribus tecnológicamente primitivas les gusta imitar los objetos y conductas de otras civilizaciones con las que entran en contacto - especialmente las que son técnicamente superiores. Esto todavía continúa hoy. En 1947, el etnólogo Dr. Herbert Baldus (9) visitó una tribu de indios del centro de Brasil. Él encontró un ejemplo de esto en una pequeña niña cuya cara no sólo estaba pintada con los diseños negros de la tribu, sino también con lápiz de labios rojo - ¡como una "señora occidentalizada!" Y está luego el gran sombrero de paja adaptado por los Kaingang del sur de Brasil como resultado del contacto con occidentales, que es llevado continuamente después de la primera infancia como un símbolo de masculinidad y ha tomado el papel del tapón labial que otras tribus  usan como símbolo del sexo masculino. Como investigador Paleo-SETI uno puede preguntarse: ¿cuál fue el origen de estos tapones labiales que llevan? Los Karajá brasileños dicen haberlos visto por primera vez en sus portadores de cultura, aquellos que les enseñaron a plantar maíz, mandioca, y piña...

 

 

Indio Kayapó con tapón labial

 

 Los mitos de los indios brasileños, las máscaras de baile, los objetos rituales, las danzas culturales, etc. - todos ciertamente son parte importante en el mosaico Paleo-SETI. El traje de paja de los Kayapó no fue inspirado con seguridad  por un traje espacial moderno, como queda demostrado por los objetos encontrados ya en el siglo 19 (por ejemplo, 1884). Y luego está allí la tradición oral de que el traje fue vestido por visitantes que vinieron "de las estrellas", y que después volvieron al lugar de donde vinieron. También en Brasil nuestro pasado parece ser mucho más fantástico de lo que a nuestros libros de  historia les gustaría que nosotros creyéramos.

 

 

Referencias:

 

(1)  Däniken, Erich v.: Aussaat und Kosmos. Düsseldorf, Wien 1972

(2)  Steinen, Karl von den: Durch Central-Brasilien. Leipzig 1886

(3)  Steinen, Karl von den: Unter den Naturvölkern Zentralbrasiliens. Berlin 1894

(4)  Koch-Grünberg, Theodor: Zwei Jahre unter den Indianern. Berlin 1909/1910

(5)  Lukesch, Anton: Bebgororoti - eine mythologische Gestalt der Gorotire Indianer. Wiener    Völkerkundliche Mitteilungen, neue Folge 2 / 7, Wien 1958

(6)  Lukesch, Anton: Leben und Mythos der Kayapo. Wien 1968

(7)  Lukesch, Anton: Schamanen am Rio Xingu. Wien, Köln 1990

(8)  Furduji, R.: Die Gene und die Ausserirdischen. In: Sagenhafte Zeiten 6/99

(9)  Baldus, Herbert: Die Jaguarzwillinge. Kassel 1958

 

 

 

LA AUTORA es escritora. Ha publicado hasta la fecha 12 libros y numerosos artículos en idioma alemán en el campo de la hipótesis del antiguo astronauta.

 

 

© Gisela Ermel – Todos los derechos reservados.

Traducido y publicado con autorización expresa de la autora.

 

Prohibida su reproducción sin permiso de la autora.