Publicación exclusiva sobre la hipótesis de las paleovisitas extraterrestres
CONTCTO
 

LUZ  PARA  EL  FARAÓN

Un asombroso relieve en el Templo de Hathor, en Dendera, Egipto, permite suponer que los antiguos sacerdotes del país del Nilo conocieron y utilizaron la electricidad hace milenios.
REINHARD HABECKPETER KRASSA

REINHARD HABECK

y  PETER KRASSA  

Austria

www.reinhardhabeck.com

www.peterkrassa.alien.de

     

 

 Es un hecho histórico que el filósofo natural danés Hans Christian Orsted fue el primero en reconocer, en 1820, que una corriente eléctrica causaba  fenómenos magnéticos.  El inglés Michael Faraday continuó la investigación de las posibilidades de esta relación electromágnetica.  Un  logro ulterior en esta dirección fue la invención de la primera bombilla eléctrica  por el americano Thomas A. Edison, en 1871. 

 

      Parecería ahora que esta línea de  desarrollo de la  historia de la  electricidad tendrá que ser abandonada, incluso aunque los científicos puedan encontrar difícil de aceptar los nuevos aspectos que vienen ganando notoriedad.  La prueba es presentada por el sensacional descubrimiento del arqueólogo austríaco Wilhelm Koenig.  En el curso de la excavación de un lugar de Partia  encontró un desconcertante objeto en forma de jarrón.  La investigación subsiguiente  demostró que este objeto debía haber sido, sin duda, una batería galvánica.  Cada componente esencial estaba allí: un cilindro de cobre y una barra de hierro.  Hace algunos años este antiguo artefacto fue sometido a una prueba de funcionamiento en el Roemer and Pelizaeus  Museum of Hildesheim, República Federal de Alemania.  El asombroso resultado fue que esta batería  seguía siendo capaz de ¡producir una salida de corriente de un voltio y medio!  Así se demostró  sin duda que el artefacto encontrado entre las ruinas de Chuyut Rabuah realmente había sido utilizado como batería galvánica. 

 

      También, los fragmentos de cobre encontrados en Selenkia en el Tigris, y en Ctesiphon, la antigua capital de Partia, habían sido evidentemente componentes de artefactos similares.  Así que parecería que los soldados de caballería partos de hace dos mil años tenían conocimiento de una tecnología que los historiadores nunca todavía osaron  atribuirles. 

 

      ¿Conocían también los antiguos egipcios la electricidad, y la utilizaron? Cuando admiramos los magníficos murales a todo color y los bajorrelieves e inscripciones en las criptas subterráneas de sus templos, pensamos en las fuentes de  luz de gran alcance que ellos deben de haber empleado para ejecutarlas.  Usualmente se supone  que utilizaron antorchas, velas, o lámparas de aceite.  ¿Pero lo hicieron?   

 

      Por  ninguna de las antecámaras de los  varios templos, ni en los pasadizos de las pirámides, y en las estructuras subterráneas se ha encontrado alguna vez  cualquier rastro de hollín.  Indudablemente el  muy prolongado uso de tales formas débiles y humeantes de iluminación debería  haber dejado manchas indicadoras en techos y paredes.  ¿Cuál es la causa de este inexplicable estado de cosas? 

 

      Para  aclarar este enigma nos pusimos en contacto con el egiptólogo austríaco profesor Helmuth Satzinger, del Museo de Historia del Arte de Viena.  Cuando le pedimos sus opiniones con respecto al problema de las " antiguas fuentes egipcias de iluminación " su cautelosa respuesta fue: “No conozco   referencias sobre tales rastros tiznados.  Pero recuerdo haber leído una vez un artículo en el que el  autor conjeturó que ellos (los egipcios) pudieron haber sido capaces de fabricar antorchas sin humo en aquella época." 

 

      ¿Responde esto a la pregunta respecto de las antiguas fuentes egipcias de iluminación?  Lamentamos tener que negarlo.  El profesor Satzinger tuvo que admitir que hasta ahora nadie había intentado producir, y usar, antorchas sin humo. 

 

      También la hipótesis de que los egipcios tenían instalados tramos de espejos que reflejaban la luz del Sol en los oscuros huecos de sus templos tuvo que ser abandonada tan pronto como los experimentos prácticos demostraron que la mayor parte de la luz  se disipaba en ese proceso y era así incapaz de alumbrar las criptas subterráneas.

 

      De modo que parece ser totalmente legítimo reiterar la pregunta: “¿conocían los versados egipcios la electricidad, y su uso para la iluminación?”  

 

      Desconcertantes bajorrelieves en el antiguo Templo de Hathor en Dendera ciertamente parecen apoyar esta obligada suposición. Este templo está situado en la máxima soledad, aproximadamente a unas 40 millas al norte de Luxor.  Solamente una pequeña parte del edificio sobresale sobre la superficie del desierto. 

 

      Ocultos  en la sólida mampostería de la subestructura subterránea del antiguo templo hay doce largos y estrechos pasadizos, o criptas, en tres niveles, uno debajo del otro, que son de muy difícil acceso. ¿Allí, quizás, están situados los depósitos secretos de los todavía ignorados conocimientos arcanos que estaban en dominio del antiguo sacerdocio egipcio? 

 

      Para escribir el manuscrito del libro publicado bajo el título Licht für den Pharao (Luz para el Faraón) los autores hicimos un viaje especial a Egipto para investigar detalladamente el antiguo Templo de Hathor.  Bajamos a las catacumbas de Dendera.  Luego  de repartir las obligatorias generosas propinas y después de gatear con mucha dificultad y pasar apretadamente a través de los estrechos pasadizos oscuros como boca de lobo, alcanzamos nuestro objetivo: era un ensanchamiento con un suelo de cerca de 60 pies cuadrados – pero lo que descubrieron nuestros ojos en sus paredes compensó totalmente nuestro esfuerzo transpirando a través de los angostos pasadizos debajo del templo.

 

      Vimos asombrosos bajorrelieves de figuras humanas, representadas sosteniendo  o manipulando como alargadas ampollas, objetos cilíndricos que, sin forzar la imaginación indebidamente, le recuerdan a uno enormes    ¡bombillas eléctricas! 

 

 

©Copyright Reinhard Habeck – Peter Krassa

 

      Dentro de esos objetos se mostraba algo semejante a ondulantes "serpientes".  ¿Pretendían ellas representar " filamentos "?  Los  extremos puntiagudos  de aquellas "serpientes"  siempre se mostraban en contacto con el cáliz  de una "flor de loto", que a su vez se conectaba con un peculiar “cable" de cierta longitud, que a su vez provenía de nuevo desde una “caja” rectangular, que contenía obviamente un "generador ", o batería, o alguna otra fuente de energía. Sentada sobre esta caja fue representada una figura que, según el profesor Satzinger, representa a Shu, el dios del aire.  ¿Se puede interpretar quizás este objeto semejante a una ampolla como una referencia a la ionización aérea?

 

      Estrechamente conectado con esta representación, o manteniendo en alto la “ampolla" se muestra allí un llamado "Djed-pilar ", cuyos dos "brazos "  están en directo contacto con la "serpiente".  El significado de este soporte Djed es considerado como un completo enigma por los egiptólogos.  Algunos creen ver en él un poste al cual se le atan manojos de maíz en hileras sucesivas.  Otros arqueólogos ven en él un árbol  más especialmente una palmera, con las frondas afianzadas, o estiradas contra una pared en la parte posterior.  

 

      Sin embargo, el símbolo jeroglífico para "Djed" también significa

"estabilidad " y  "energía" – cuyo sentido se conectaría con su obvia utilización  como

“portador de energía ".  De hecho, la llamativa semejanza del " Djed-pilar" con los modernos aisladores de corriente de alta tensión es demasiado obvia  para necesitar hacer especial hincapié.  Todo ingeniero eléctrico confirmará esto sin ninguna duda. 

 

      También nos intrigó enormemente ese ser simiesco que está  siempre representado con uno o dos cuchillos en sus manos.  En la mitología egipcia, representa significativamente a la deidad pertinente, Thot   Él también es identificado como el "escriba de los dioses", el "gran maestro de la magia", y el "medidor del tiempo".  Es significativo que Thot fue tenido por quien hubo  intentado "iluminar la oscuridad " ¡con su propia luz! 

 

      Se sabe generalmente que la manipulación de la corriente eléctrica puede tener las más "serias" consecuencias. ¿No sería por lo tanto lógico que se pusieran cuchillos en las manos del dios de la ciencia  para advertir a todos sobre la riesgosa naturaleza del fenómeno allí representado, o descrito, – la electricidad? 

 

      ¿Son todas las convincentes referencias mencionadas en los párrafos anteriores solamente fortuitas? 

 

      ¿Qué opiniones ofrecen los egiptólogos con respecto a estos peculiares documentos pictóricos? 

 

      Una explicación es que los objetos representados en esos relieves son las llamadas "piedras serpiente", grandes bloques de piedra en cuyo centro hueco las víboras se retuercen.  Se supone que fueron colocadas verticalmente como protectores delante de los templos.   Nosotros creemos que esta explicación es muy débil, porque simplemente en Dendera no hay un solo bajorrelieve mostrando a tales "piedras serpiente " en plano vertical. En Dendera éstas tampoco están representadas como siendo mantenidas en alto por " Djed-pilares ", o se muestran sostenidas por personas que las cargan en una posición inclinada. 

 

      El profesor Satzinger ofrece otra conjetura: él cree que lo que se representa es la barca del Sol del dios Ra,  el símbolo estándar del Antiguo Egipto.  Se parece un poco  a los barcos de papiro de Thor Heyerdahl;  en su popa se destaca una plataforma de la cual colgaba una esterilla mientras que su proa estaba moldeada en la forma de una flor de loto;  por supuesto, esta idea tendría que ser investigada a fondo.

 

      Precisamente esta misma declaración debería hacernos reflexionar.  Uno puede ponerlo como quiera – pero los conceptos "dios del aire ", "esterilla colgante", "barco de papiro", y "piedras serpiente ", simplemente  no revelan ninguna relación. 

 

      Además, ¿por qué el " Djed-pilar " es siempre representado notoriamente inclinado?  ¿Qué están haciendo exactamente los personajes evidentemente sacerdotales mostrados en el bajorrelieve?  ¿Cuál es el significado de los cuchillos en las manos del "dios de las ciencias"?  Ni debemos pasar por alto la figura felina debajo de una de las "piedras serpiente".  Ésta es representada como en un estado de tensión física extrema.  ¿Por qué?  ¿Se intentó expresar la idea de la " tensión eléctrica " por medio del simbolismo de esta figura? 

 

      Ninguna respuesta convincente para todas estas preguntas apareció hasta ahora.  Por el contrario, se las rechaza  considerado un ilusorio mundo de simbolismo y conjetura y actividades que han sido evidentemente descritas como meras representaciones pictóricas de actos rituales sin tratar de comprender su verdadero significado.  Especialmente con respecto a los relieves en el Templo de Hathor tales interpretaciones superficiales son inaplicables.  Porque estas representaciones son ilustraciones de una naturaleza bastante especial que intentan explicar y aclarar algo – de hecho  intentan  mostrar procesos técnicos.  No hay nada espiritista o fantasioso en estas figuras.  Describen hechos. 

 

      El Templo de Hathor en Dendera ofrece otra particularidad sin paralelo en Egipto: cada pulgada cuadrada de sus paredes y columnas está cubierta con inscripciones y representaciones pictóricas.  El templo entero ha sido hecho para impartir conocimiento – conocimiento, evidentemente, sobre cuestiones eléctricas. 

 

      Pero esto sigue todavía envuelto en la oscuridad.  En las conversaciones que mantuvimos con los expertos egipcios, alemanes y austriacos quedó demostrado que los egiptólogos no han sido capaces todavía de “leer” los textos jeroglíficos de Dendera.

 

      Al parecer es como si el sacerdocio del antiguo Egipto hubiera utilizado un sistema para comunicar un conocimiento especializado que solamente era inteligible en sus propios círculos – muy similar a los sistemas de códigos usados por los científicos modernos. 

 

      ¿Por qué estos enigmáticos documentos pictóricos no han sido todavía examinados con ojos modernos y enfocados desde modernos puntos de vista?  ¿Es debido a una real falta de interés?

 

      Un hombre que ha hecho un esfuerzo en esta dirección es el científico británico Dr. John Harris, de la Universidad de Oxford.  El estudió los relieves con gran atención y llegó a la conclusión de que no puede haber ninguna duda que esas representaciones, si alguna cosa, son exactas  descripciones de procedimientos técnicos como los que se aplican en nuestra propia época. 

 

      Ésta es una conclusión que tiene un asombroso paralelismo con los resultados de las investigaciones realizadas por el científico vienés Walter Garn, un ingeniero eléctrico y, por un buen número de años, técnico director  de una central de energía en Tailandia.  Cuando le mostramos las fotos de los bajorrelieves de Dendera él demostró interés de inmediato.  Está convencido de que las figuras se pueden interpretar completamente desde puntos de vista técnicos y físicos.  Él fue capaz también de construir un modelo para el manuscrito de nuestro libro.  Sin embargo, restringió su opinión con esta observación: “Para una interpretación técnica más exacta y más detallada de los relieves los jeroglíficos que los acompañan también tendrían que ser tomados en consideración.”

 

      Él piensa continuar el análisis de los enigmáticos relieves y textos de Hathor, y de momento dice: " De las investigaciones efectuadas hasta ahora llega a ser obvio que su futuro examen traerá en adelante valiosos resultados, aun cuando sólo sea en una forma mitográfica muy complicada. Recomendaría  investigaciones más cuidadosas de todo el conjunto."

 

      Éste es un bienintencionado consejo dirigido a los egiptólogos.  Queda por ver si toman el desafío.  No puede haber duda de que tal acción es muy esperada.

 

      Pero, como es el caso con cada hipótesis poco convencional, hay justificadas dudas de que los sacerdotes del antiguo Egipto, los científicos de su tiempo, tuvieran el  conocimiento para producir y utilizar la electricidad.  No puede negarse que hay extraordinarios relieves en los pasadizos subterráneos del templo de Dendera, pero ¿dónde están los objetos e instrumentos que son descritos allí?  Aun cuando no demos por sentado que esas representaciones son solamente producto de la imaginación de los artistas antiguos: ése es un planteo que nosotros, los autores y defensores de la hipótesis de la "corriente eléctrica en la antigüedad ", rechazamos vehemente – pues los originales de los objetos mostrados en los relieves de Dendera deben aún existir en alguna parte, o deber haber existido en el curso de la vida de los artistas.

 

      Dar a esto una respuesta que se considere válida no es fácil.  Sabemos que: 

1.      El antiguo Egipto fue asolado en varias ocasiones por invasores extranjeros, como, por ejemplo, los Hyksos, aproximadamente entre los años 1650 a 1542 A.C., con saqueos y destrucciones. 

2.       Según nos informan las antiguas tradiciones no se les concedía ningún perdón a los sacerdotes, los hombres sabios del Egipto faraónico,  y eran o bien tomados como cautivos para aprender su sabiduría y conocimiento, frecuentemente por medio de tortura, o se los mataba.  

3.      Por lo tanto de ninguna manera es inverosímil que algunos de estos objetos o bien están escondidos en lugares secretos en Egipto, donde permanecen a salvo hasta  ser descubiertos (la tumba del versátil genio Imhotep, por ejemplo, no ha sido encontrada todavía), o bien fueron destruidos en el curso de las campañas militares durante el reinado de los faraones, habitualmente quizás, sólo porque su verdadero valor no era reconocido. 

4.      Hasta ahora – y esto nos parece que es de especial importancia  – no se ha hecho ninguna búsqueda  específica de tales aparatos técnicos.  Es nuestra bien meditada opinión que cualquier búsqueda no debería ser emprendida  solamente por los egiptólogos, sino por un grupo interdisciplinario de científicos. 

 

      Muchas cosas importantes que podrían cambiar el aspecto general de la historia del Egipto antiguo pueden aún estar dormitando en las arenas de los desiertos egipcios.  Cosas que todavía en la actualidad se las identifica falsamente como símbolos religiosos, pero que podrían, incluso en el umbral del tercer milenio, revolucionar literalmente la historia. 

 

 

Ilustración del libro “Licht  für den Pharao”

 

©Reinhard Habeck

 

 

1.  Experto sacerdotal egipcio. 

2.  Vapor ionizado, o gas

3.  Serpiente estilizada, interpretación pictórica de una descarga eléctrica. 

4.  Flor del loto (¿un enchufe?)  desde cuya extremidad se origina el arco voltaico.  Este hecho

     es mostrado físicamente de manera correcta porque aquí el campo de energía eléctrica muestra

     la  tensión más alta. 

5.  Cable de conexión.  

6.  Shu – dios del aire. 

7.  “Djed-pilar ";  tiene la función de un aislador. 

8.   Thot – dios de la ciencia, sosteniendo un par de cuchillos.  ¿Una referencia al peligro que acecha 

      en el aparato representado? 

9.   ¿Un simbolismo para la " tensión "? 

10.  Polaridad o tensión opuesta;  la figura que denota el polo positivo. 

11.  Caja que contiene el generador. 

 

 

LOS AUTORES:

 

Reinhard Habeck es dibujante profesional y escritor. Hasta el momento ha publicado varios artículos y 13 libros relacionados con los misterios del pasado, entre ellos Licht  für den Pharao en coautoría con Peter Krassa.

 

Peter Krassa, fallecido en octubre de 2005, fue periodista y escritor. Pionero en el campo de la hipótesis del antiguo astronauta, publicó desde 1969 un total de 17 ensayos, tres biografías y tres novelas.  

 

 

 

 

© Reinhard Habeck/ Peter Krassa – Derechos reservados.

Traducido y reproducido con permiso expreso de los autores.

 

Prohibida su reproducción sin autorización previa de los autores