Publicación exclusiva sobre la hipótesis de las paleovisitas extraterrestres
CONTCTO
 

UN CURIOSO ORNAMENTO RELIGIOSO

   

En la antigua colección de oro de Colombia una pieza singular llama la atención de peritos en aeronáutica.

CÉSAR REYES DE ROA

CÉSAR REYES DE ROA

Argentina

cesarreyes@antiguosastronautas.com

 

 

Raros “ornamentos religiosos”

 

Entre la exquisita colección de antiquísimas piezas precolombinas del Museo del Oro, anexo al Banco de la República, en Bogotá, Colombia, se cuentan unos extraños objetos alados, catalogados como “ornamentos religiosos”, que han generado ya hace tiempo una muy interesante discusión, prolongándose hasta el presente día.

 

  Se trata de unos colgantes de collar, de unos 5 cm. promedio, encontrados en algunas tumbas descubiertas en los municipios colombianos del Tolima (como Venadillo, del Quindío, Ataco y el Valle del Cauca) cuya antigüedad se estima en unos 2.000 años. Y el problema es que su apariencia zoomorfa plantea no pocas dudas y desacuerdos. Muy especialmente, el que ilustra esta página.

Para algunos arqueólogos, la pieza en cuestión representa un ave; para otros se trata sin duda de una mariposa, y hay quienes afirman que es un pez volador. Lo cual, por lo pronto deja en claro que parece ser un verdadero acertijo de la orfebrería del estilo Tolima…

 

 

¿La réplica de un avión?

 

Sin embargo, a Ivan Sanderson, un inquieto escritor bien conocido por documentar rarezas del mundo antiguo, el artefacto no le pareció en lo más mínimo una réplica de ningún ser vivo, sino más bien la de un objeto mecánico muy semejante a un avión moderno, con alas en forma de delta, cola y alerones o elevadores,  cabina, parabrisas y compartimiento de motor incluido. Y convencido de estar en lo cierto, consultó la opinión de varios ingenieros y pilotos mostrándoles la imagen sin advertirles desde luego su procedencia. En general todos coincidieron en que se parecía a un avión caza F-102 – cabe destacar que la encuesta de Sanderson se llevó a cabo hace más de treinta años. Por su parte, J.A. Ulrich,  profesor de aerodinámica y a la vez un veterano piloto que había luchado en dos guerras, sostuvo que a juzgar por la forma del avión y las alas curvas en los extremos se trataría de un aparato a chorro de última generación (similar al modelo Sabre, que por entonces se había desarrollado en Suecia).  Y, ya más categóricamente, agregó: “Su forma es válida sólo para ciertos tipos de vuelo. Esa clase de ala es adecuada para la atmósfera hasta una altura de 15.000 a 18.000 metros…La curvatura es para prevenir vibraciones al superar la barrera del sonido…La estructura del ala indica posibilidades supersónicas…Cuando se vuela a una supervelocidad se forma un colchón… También podría volar debajo del agua, sin que le fuesen arrancadas las alas. Si se quisiera mover un vehículo a gran velocidad en un medio como ése, debería ser construido de esta manera.”

 

¿Podrían estar basadas estas opiniones en simples interpretaciones surgidas de la engañosa apariencia del ornamento indígena? Es decir, ¿podríamos estar ante una especie de hipótesis que no soportaría la comprobación empírica…?

 

Desde luego, bien puede ser ésta una duda razonable; sobre todo si se tiene en cuenta que hablar de la existencia de un avión ultrasónico en tiempos prehispánicos suena, como poco, descabellado. Sin embargo, es de seguro sorprendente que habiéndose interesado oportunamente en el asunto, el Aeronautical Institute de Nueva York, tras realizar las correspondientes verificaciones técnicas sobre una maqueta del cuestionado objeto – pruebas con ventilador y otras – haya concluido que se trataba de ¡un aparato que en efecto podía volar como un avión moderno!

 

 

 

 

 

 

 

 

EL AUTOR estudió abogacía en la Universidad de Buenos Aires (Argentina). Es periodista versado en ciencia y fue coordinador documental de la revista Cuarta Dimensión, jefe de redacción de otras publicaciones especializadas y actualmente es el editor de antiguosastronautas.com. Desde 1980 ha publicado gran número de artículos referidos a la hipótesis de las paleovisitas extraterrestres.

 

© César Reyes de Roa, 2005 – Todos los derechos reservados.

La reproducción es permitida citando:

© César Reyes de Roa, 2005 – Derechos reservados – Reproducción autorizada por el autor.