Publicación exclusiva sobre la hipótesis de las paleovisitas extraterrestres
CONTCTO
 

EL PAPIRO DE LOS DIOSES RESPLANDECIENTES

En el Museo Egipcio de Turín se

conserva un raro papiro que remonta

el origen de la civilización egipcia miles

de años antes de la fecha tradicionalmente admitida, y menciona a extraños seres semihumanos que habrían gobernado

largo tiempo ese país.

JAVIER SIERRA

JAVIER SIERRA

España

www.javiersierra.com

 

 

Durante mi viaje a Italia en junio de 1998, en compañía del escritor e investigador J.J. Benítez, hicimos una parada obligada frente a una de las vitrinas del Museo Egipcio de El Cairo. Allí, frente a nuestros ojos, se desplegaba un caótico mosaico de 160 fragmentos de papiro, correspondientes a 11 hojas desmenuzadas por el tiempo, surcadas por una escritura hierática trazada en la época de Ramsés II (12901224 a.C.). Ese papiro (o lo que queda de él) es conocido en círculos de expertos como el Canon de Turín, y contiene la más fascinante de las listas de reyes egipcios que se conoce.

 

                       

 

El interés que teníamos en esta pieza de historia, que cubre apenas 1,7 metros de largo por 41 centímetros de alto, radica en que, a diferencia de otras "listas reales" como la que se encuentra en el Templo de Abydos, habla de quién gobernó Egipto antes de la coronación de Menes, el primer faraón de la Primera Dinastía. El dato es importante ya que uno de los grandes enigmas de Egipto -sino el principal - radica en saber cómo, de repente, surgió junto al Nilo una civilización tan desarrollada como la faraónica, con un sistema de escritura complejo, unas matemáticas desarrolladas y una técnica arquitectónica que, paradójicamente, fue involucionando con el correr de los siglos.

 

Pues bien, aquellos fragmentos mencionan que en el principio de los tiempos reinaron en Egipto un grupo de seres semidivinos -mitad hombres, mitad otra cosa - a los que el Canon de Turín llama Shemsu Hor o "compañeros de Horus", y que gobernaron durante 11.000 años. De hecho, si aceptamos esa cronología, ésta coincide con el período en el que se estima que pudo desaparecer la civilización atlante y en el que, además, pudo haberse erigido el monumento de la Esfinge, sobre cuya antigüedad tantas dudas se han suscitado recientemente.

 

 

¿Quiénes fueron los “Shemsu Hor”?

 

El Canon de Turín fue descubierto prácticamente intacto en 1822 por el viajero italiano Bernardino Drovetti en la antigua Tebas. Pese a que llegó al Museo de Turín hecho añicos, fue el propio Champollion -el hombre que "tradujo" la Piedra Rosetta y descifró el enigma de los jeroglíficos- quien reconoció de inmediato su importancia. Se dio cuenta de que esos fragmentos mostraban en el anverso una lista mundana de personas, instituciones y sus correspondientes impuestos, y por otra una lista de gobernantes de Egipto desde el origen de los tiempos hasta la XVII Dinastía. Desgraciadamente, al papiro le falta la introducción y el final, siendo imposible marcar con total precisión sus límites temporales. Fue Gustavus Seyffarth quien, poco después, trató de reconstruir ese rompecabezas, y quien se formuló ya las primeras grandes incógnitas: si la lista de gobernantes del reverso del papiro es tan importante, ¿por qué se escribió en ese lado de la pieza, restándole protagonismo? ¿Acaso el escriba utilizó una vieja lista de impuestos como borrador, para tomar nota de los reyes de alguna fuente hoy perdida? ¿Y qué fuente pudo ser esa?

 

La extraña alusión al gobierno de los Shemsu Hor abre una vía de estudio fascinante. El propio Gastón Maspero -uno de los padres de la egiptología- les atribuyó la construcción de la Esfinge de Gizeh siglos antes del nacimiento del faraón Kefrén, e incluso textos jeroglíficos de la V Dinastía hallados en Sakkara se refieren a ellos como "los brillantes" o "los resplandecientes" una denominación muy común en otras culturas para referirse a dioses que bajaron de las estrellas.

 

El Canon de Turín no es, pues, un documento cualquiera. La meticulosidad del documento es tal que si los egiptólogos ortodoxos la tuvieran en cuenta, les obligaría a retrotraer el origen de Egipto a casi 25.000 años atrás. Algo en lo que, por cierto, Manetón (s. III a.C.), un sacerdote de Heliópolis, coincide plenamente en la fragmentaria historia de Egipto que nos ha legado.

 

 

EL AUTOR es periodista y escritor. Fue uno de los fundadores de la revista Año Cero y director de la publicación mensual Más Allá de la Ciencia. Ha publicado hasta el momento siete libros, el último titulado La Cena Secreta.

 

 

© Javier Sierra – Todos los derechos reservados

Publicado con autorización expresa del autor.

 

Prohibida su reproducción sin permiso del autor.