Publicación exclusiva sobre la hipótesis de las paleovisitas extraterrestres
CONTCTO
 

EL REINO DE PAITITI

   

Antiguas leyendas aborígenes y

documentos históricos de la época

de la Conquista española dan cuenta

de la existencia de este misterioso reino.

Buscándolo, Hiran Bingham descubrió

Machu Pichu.

MAX TAFUR

Dr. MAX TAFUR

Perú

max_tafur@yahoo.com

 

 

Para los escépticos el reino perdido del Paititi no es más que una fantasía, un refugio psicológico de los antiguos cusqueños para depositar la frustración de su derrota. Sin embargo hay otros que no descartan la posibilidad de su existencia real, aportando evidencia tras largos viajes de exploración. El reino del Paititi habría sido un conjunto de ciudades conectadas a la red de túneles andinos, que habrían servido como ultimo refugio a los supervivientes del imperio incaico, cuyo origen se remontaría a la noche de los tiempos. En Paititi, según el relato de los ancianos de los Andes, vive el Inca Rey soberano Intipchurrin (hijo del Sol) quien hasta hoy reina en silencio, preparándose para restaurar el interrumpido orden del Universo. Aquel lugar era la última avanzada que alcanzaron cien años antes de la llegada europea, los ejércitos imperiales del inca Túpac Yupanqui. La difícil geografía y la resistencia de las tribus del lugar llevaron al inca a un tratado con el gran padre (Yaya) señor del Paititi. En memoria de tal acuerdo se erigió una ciudad en la meseta del Pantiacolla, conectada con Paucartambo por siete depósitos de aprovisionamiento (Tambos). Al Pie de la ciudad se habría construido una laguna negra y cuadrada de la que partía un camino de lajas que la conectaba con ella.

 

 La ciudad se encontraba en la naciente de un río que caía hacia un abismo, dando lugar a una exótica cascada. La montaña estaba atravesada de un lado a otro por profundas cavernas con múltiples ramificaciones. Este laberinto formaba parte de lo que los lugareños reconocían como un santuario, por cuanto se veía salir del interior de las grutas a unos hombres muy altos vestidos con túnicas blancas, los primeros guardianes llamados Paco-Pacuris, supervivientes de una civilización altamente desarrollada que se habría extendido en el pasado por toda la región amazónica desde la vertiente de la cordillera oriental hasta la confluencia de los ríos Madre de Dios y Beni en Bolivia, y que habría sido arrasada por una inundación provocada por las ultimas deglaciaciones.

 

La ciudad construida se llamó Paiquinquin Qosqo, que significa la ciudad gemela al Cuzco, y se encontraba al final de un cañón recóndito, en un valle en forma de cono volcánico y con un microclima propio. Según el misionero Francisco de Cale (1686) al Paititi se llega tras 5 días de marcha desde el Cuzco. La gran serpiente Amaru-mayo, antiguo nombre del río Madre de Dios, se interna en una región temida por los quechuas. Este ofidio imaginario de proporciones descomunales era un dios, cuyo cauce se alimenta de una decena de ríos. Apucantiti es la última gran montaña desde la cual se divisa todo. Aquí empieza el legendario valle prohibido de la luna azul, refugio de los Amaru u hombres serpiente, que emigraron hace más de 500 años, al derrumbarse el imperio del sol.

 

 

La búsqueda a través de la historia

 

Culturalmente esta región es uno de los países fabulosos de América que incitaron la codicia de los conquistadores. Es así que en su búsqueda salió del Cuzco a mediados del s. XVI la primera expedición española, jefaturada por Francisco de Aquino terminando con muy malos resultados. En 1588 hay otro intento a cargo del hispano Juan Álvarez de Maldonado teniendo un triste final. Poco tiempo después se descubre en la selva cuzqueña, parte de la ciudad incaica de Vilcabamba "La Grande" o la "Gran Vilcabamba", incendiada y abandonada.

 

Es interesante comprobar el título de "Gran" que se le da a este espacio geográfico, cabiendo la posibilidad que ello responda a una influencia posterior y masónica del s. XVIII. Recordemos que en esta ciudad de piedra se ubicaron doscientos años antes los últimos cuatro Incas, y que nuestra Historia Patria los califica como "rebeldes" ante su decidida actitud contra la invasión española. Ella duró un periodo de casi 70 años, comenzando por Manco Inca II quien ataco y resistió a los hispanos cuarenta años, continuando su hijo Sauri Túpac y quien se vio obligado a firmar un tratado de paz en 1561. Esto quedó desconocido posterior y militarmente por Tito Cusi, siguiendo la lucha Túpac Amaru I hasta que fuera capturado y vilmente decapitado en el Cuzco. El es pues el ancestro de Túpac Amaru II.

 

De estos momentos es el reconocido cronista Juan de Betanzos, designado parlamentario por los capitanes españoles antes los Incas de Vilcabamba. Este, según el Dr. Raúl Porras Barrenechea trasladó casi literalmente los cantares épicos del Tahuantisuyo en su texto "La Suma y Narración de los Incas" (Biblioteca del madrileño Monasterio de San Lorenzo de El Escorial). Al respecto en 1987 la perseverante historiadora española María del Carmen Martín Rubio, en unos muy antiguos archivos de la isla de Mallorca encontró un manuscrito de Betanzos del año 1572, en que precisamente describió la Vílcabamba que conoció. Conviene anotar que en Mallorca hay una vieja provincia y villa llamada "Inca".

 

Sobre el particular, recientemente el arqueólogo peruano Mario Polia, con más de treinta años estudiando las civilizaciones pre-hispánicas del Perú, halló en el Vaticano antiguos documentos de sacerdotes misioneros jesuitas que aseguraban haberse relacionado en el s. XVI con gente aborigen de la región del Paititi. Durante el s. XVII el Gran Paititi pasará desapercibido. A mediados de los años 1700 resurgirán nuevamente comentarios de su existencia, sobre todo en el Cuzco. Así cuando la rebelión del mes de mayo del año 1742, en la ceja de selva central y que lidera el mestizo Juan Santos Atahualpa (de quien se cree tuvo influencia masónica), se sabía "que un primo hermano suyo estaba reinando en el Gran Paititi", conforme lo trascribe el Dr. Franklin Pease García Irigoyen en su excelente trabajo "Antecedentes Mesiánicos al Alzamiento de Túpac Amaru".

 

En los tiempos siguientes, sobre todo en el s. XIX, el Gran Paititi es relacionado con "El Dorado" bajo la visión de encerrar tesoros, lo que atrajo nuevas expediciones. El norteamericano Hiran Bingham luego de recibir 10.000 dólares el 04.04.1912 de la National Geographic Society, encontró Machu Pichu cuando estaba buscando el Paititi. En esa misma dirección, en 1921 el sacerdote Vicente Cenita Goya, en la selva de Pusharo-Cuzco y en zona "machiguenga",  descubrió petroglifos inscritos sobre una inmensa roca de 11 metros de largo y por dos de ancho, sustentando ser "vestigios de una civilización de la que no se tenía noticia". En esta zona y al año siguiente el coronel inglés Percy Fawcett y su hijo Jack, fueron asesinados por los selváticos al pretender ingresar a ella.

 

 

Donde la historia se mezcla con la leyenda

 

Detrás del Santuario Mayor del gran templo inca del Coricancha (Templo del Sol), existe una entrada llamada de la “gran Chingana”, que es un túnel que comunica el santuario con la fortaleza de Sacsayhuamán, situada en lo alto de un cerro muy pronunciado y construida con piedras de varias toneladas. Este túnel fue usado en el siglo XVI, durante la invasión española que se sumó a la guerra fratricida entre Huascar y Atahualpa por el imperio incaico, por el príncipe Inca Choque Auqui (Príncipe Dorado) hermano de estos, quien según la leyenda abandonó en medio de aquella crisis el palacio de Amarucancha llevándose la momia de su padre Huayna Capac y una estatua del mismo en oro, que envolvía su corazón momificado, llamado Wauke. El príncipe huyó en compañía de sus Maestros (Amautas), archiveros (Quipucamayocs), sacerdotes (Willajs), vírgenes del sol (Ajillas), nobles (Orejones) y algunos guerreros, escapando de la inminente invasión de los hombres de Atahualpa.

 

Así, vista en peligro su ciudad, la elite social e intelectual cuzqueña habría fundado "otro Cuzco" siguiendo el camino de los antiguos, hacia un oasis de paz para salvaguardar los tesoros de su imperio. Se mantendrían allí, aislados hasta que el orden cósmico fuese restituido, y tanto la sabiduría como el conocimiento transmitido por los dioses volvieran a imponerse. El tesoro guardado en aquella región apartada no estaba formado por joyas u oro. Paititi guardaría una estirpe de hijos de dioses, de sacerdotes así como el conocimiento secreto del culto solar. Se oculta allí la historia secular de un pueblo que unió la tierra con el cielo, sintetizando todo el saber de las culturas que lo precedieron.

 

 

Las evidencias

 

Las crónicas españolas relatan que Paititi fue construido y habitado después de la caída del Imperio Incaico. El cronista Maúrtua (Crónica, 1677) relata que una vez dominado el Cuzco, uno de sus habitantes fue interrogado:

 

¿Dónde está el Inca? -le habría preguntado un español.

 

El Inca, la corona y muchas otras cosas más - habría contestado - están en la unión del río Paititi y el río Pamara (desaparecidos en el tiempo) a tres días del río Manu.

 

Existe un viejo mapa realizado en el siglo XVII en el museo eclesiástico del Cuzco, que fue traducido del quechua por unos misioneros jesuitas. Sobre el fondo del mapa están dibujados ríos y montañas.

   

Alrededor del mapa se lee: “Corazón del corazón, tierra india del Paititi, a cuyas gentes se llama indios: todos los reinos limitan con él, pero él no limita con ninguno”.

 

En el centro y arriba: “Estos son los reinos del Paititi, donde se tiene el poder de hacer y desear, donde el burgués sólo encontrará comida y el poeta tal vez pueda abrir la puerta cerrada desde antiguo, del más purísimo amor”.

 

En la parte inferior derecha: “Aquí puede verse el color del canto de los pájaros invisibles”.

 

Estas frases crípticas forman parte de la leyenda, hasta la fecha más de diez expediciones han fracasado en su intento de alcanzar este mítico reino. Los aviones y helicópteros que se acercan a la zona sufren con extrañas averías o repentinos cambios de tiempo. Las fotografías satelitales encuentran el lugar con espesas nubes. La zona posee una especial anomalía.

 

 

El camino hacia El Paititi

 

Muchas expediciones han recorrido diferentes caminos para intentar llegar al mítico reino. Uno de ellos es el que saliendo del Cuzco, por una carretera pavimentada llega a Oropesa luego de pasar por San Jerónimo, más adelante y hacia la izquierda se toma un desvío de carretera afirmada de tierra y piedra que sube en zig zag empinadas cuestas, para luego de muchas horas de viaje llegar a Paucartambo, de allí se desciende desde la localidad de Tres Cruces por el Valle de Cosñipata hasta Pilcopata donde se encuentra parte del camino inca y finalmente a Shintuya, último centro civilizado, en Madre de Dios, formado por una pequeña misión de padres dominicos a orillas del río Madre de Dios.

 

Desde Shintuya se continúa en barcas a motor; al cabo de cinco horas se llega a la desembocadura del río Palotoa. A 15 Km. de la desembocadura del Palotoa el trayecto a pie empieza. En algún recodo del río, se llega a una aldea Machiguenga. Es recomendable establecer un campamento en la orilla opuesta a la aldea principal. Para llegar a ella se debe recorrer cerca de dos días. Una vez en ella se debe esperar una autorización para cruzar el río Siskibenia y llegar a la Piedra de Pusharo.

 

Pusharo, es un lugar sagrado donde se encuentra una gigantesca pared rocosa llena de petroglifos que para algunos representa un mapa de la ruta al Paititi, esta gran pared lítica contiene grabados diversos signos y figuras totalmente desconocidas, ésta se encuentra en la margen derecha del río Palotoa, afluente del río alto Madre de Dios. Estos petroglifos fueron avizorados inicialmente en 1921, por el dominico Vicente de Cenitagoya; los visitó posteriormente el médico y explorador Peruano Carlos Neuenschwander Landa, quien cree haber identificado entre esos enigmáticos ideogramas un mándala, quizá de origen sánscrito, el cual se encuentra encerrada en un círculo; el padre Torrealba (1970); y el Arqueólogo Peruano Federico Kauffmann Doig (1980) entre otros.

 

 

Desde el punto de vista arqueológico, no hay al presente explicación satisfactoria acerca de los diseños de Pantiacolla, ni correlaciones con otras culturas, se ignora asimismo la edad de estos petroglifos. Sin embargo algunos investigadores creen que representa un medio para llegar al mítico reino de Paititi.

 

En dirección a las nacientes del río Siskibenia, se abre un cañón (Maisnique), que es considerada zona prohibida, pues en ella viven los hombres vestidos de blanco. El cañón tiene una longitud de cuatro kilómetros, de allí hasta la meseta de Panticolla hay casi 45 Km. de selva virgen. Tres días después se llega al pie de la meseta de Panticolla, pudiendo observarse la entrada de la caverna en forma de corazón hasta el interior de la montaña. De allí en más es tierra prohibida.

 

Según las leyendas, mas allá debe hallarse el mítico cerro en forma de puño con cinco puntas, delante otro cerro más, luego las caídas de agua, mas allá la laguna rectangular, y muy cerca la ciudad de Pantiacollo,  centro neurálgico del mítico reino del Paititi.

 

 

EL AUTOR es ciudadano peruano, graduado en la Universidad de Buenos Aires como médico. Ex-corresponsal de las revistas Info Journal de EEUU e Investigación de España. Autor de cuentos de ciencia ficción, publica además artículos de divulgación  sobre arqueología, abducciones, y medicina. Dirigió la lista de intercambio Ufologist y el diario digital Amautas del Sur.

 

© Max Tafur – Todos los derechos reservados.

 Reproducido con permiso expreso del autor

 

Prohibida su reproducción sin autorización previa del autor